Super User

Super User

Una tripulación de seis científicos e ingenieros se han equipado y están preparados para una misión simulada para estudiar cómo se comportan e interactúan los humanos viviendo en condiciones marcianas.

Esta es la quinta misión simulada a Marte para HI – SEAS (Exploración Espacial Análoga y Simulada de Hawai), financiada por la NASA. El objetivo de HI – SEAS  es el de simular cómo podría ser la vida para los astronautas en misiones de exploración espacial de larga duración, como el viaje a Marte, al poner a grupos de voluntarios en un hábitat con forma de domo durante varios meses, aislados del resto del mundo. Pueden ver fotos de cómo es una misión a Marte de HI – SEAS aquí.

La misión V se puso en marcha el pasado jueves 19 de enero a las 3.30 p.m. hora local. Los miembros de la tripulación vivirán y trabajarán juntos en el domo geodésico en la cima del volcán Mauna Loa, en la isla principal de Hawai, durante los próximos ocho meses.

“Desde el año 2012, HI-SEAS ha estado contribuyendo a los planes de la NASA para la exploración espacial de larga duración”, dijo Kim Binsted en un comunicado, investigador principal de HI-SEAS y profesor en la Universidad de Hawai en Manoa. “Somos una alianza internacional de tripulación, investigadores y apoyo de misión, y estoy orgulloso del papel que jugamos en ayudar a reducir las barreras hacia un viaje tripulado a Marte”.

Mientras viven en los confines del remoto hábitat, la tripulación llevará a cabo tareas de exploración en el exterior, como trabajo de campo geológico y gestión de sistemas de vida. Tal y como lo harían en Marte, la tripulación llevará puestos trajes espaciales mientras trabajan fuera del domo. También participarán en ocho estudios primarios de investigación y en tres oportunistas, según fuentes oficiales.

“La investigación principal conductista incluye una tarea social de comportamiento compartida para la integración de equipos, supervisión contínua de las interacciones cara a cara por medio de placas sociométricas, un ejercicio de colaboración de realidad virtual en equipos para predecir la salud y el desempeño del comportamiento tanto individual como del equipo, además de múltiples estudios de supervisión, contramedidas cognitivas y estrés”, informaron en un comunicado los oficiales de HI-SEAS. Otras actividades diarias incluirán rutinas de ejercicios y preparación de alimentos, con platillos que recordarán a la comida deshidratada que los astronautas toman en el espacio.

Para simular cómo sería hacer contacto con las personas en Tierra desde millones de kilómetros de distancia, habrá un retraso de 20 minutos en las comunicaciones entre la tripulación y el control de misión.

Esta será la quinta misión de HI – SEAS, tras una labor de 12 meses que terminó en agosto de 2016. Misiones anteriores incluyeron dos misiones de cuatro meses en 2013 y 2014, además de una misión de ocho meses que finalizó en junio de 2015.

 Misión Simulada de un año en Hawai, ¿qué se estudió?

Créditos: Samantha Mathewson, Space.com / Vídeo:  fotos, Universidad de Hawai / editado por @SteveSpaleta

Las temperaturas de la Tierra en 2016 han sido las más elevadas desde que comenzó el registro de las mismas en 1880, según análisis independientes llevados a cabo por la NASA y la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration). La temperatura global promedio fue de 0.99 grados Celsius superior a la de la media hasta mediados del siglo XX. Esto convierte a 2016 en el tercer año consecutivo en establecer un nuevo récord de temperaturas.

 

Análisis de la NASA de la Temperatura Global de 2016

 

Animación de las temperaturas globales desde 1880. Créditos: NASA/Scientific Visualization Studio

 

Las temperaturas de 2016 continúan una larga tendencia de calentamiento, de acuerdo a análisis realizados por científicos de la NASA en el GISS (Goddard Institute for Space Studies) en Nueva York. Los científicos de la NOAA coincidieron con el hallazgo de que 2016 fue el año más cálido registrado basados en análisis separados e independientes de los datos.

Debido a que los emplazamientos de las estaciones meteorológicas y las prácticas de medición cambian a lo largo del tiempo, hay algunas imprecisiones en la interpretación de las diferencias de la temperatura media global año a año. Sin embargo, e incluso tomando esto en consideración, la NASA estima que el año 2016 fue el año más cálido con una certeza superior al 95 por ciento.

“2016 es notablemente el tercer año récord consecutivo en esta serie”, indicó el director del GISS, Gavin Schmidt. “No esperamos años récord cada año, pero la larga tendencia de calentamiento en curso está clara”.

La temperatura media de la superficie del planeta ha aumentado 1.1 grado Celsius desde finales del siglo XIX, un cambio debido en gran medida al aumento del dióxido de carbono y otras emisiones creadas por el ser humano en la atmósfera.

La mayor parte del calentamiento ha ocurrido durante los últimos 35 años, con 16 de los 17 años más cálidos registrados desde 2001. No solo el año 2016 ha sido el año más cálido registrado, sino que 8 de los 12 meses que conforman el año – desde enero hasta septiembre, a excepción de junio – han sido los meses más cálidos jamás registrados para esos respectivos meses. Octubre, noviembre y diciembre de 2016 fueron los segundos de estos meses más cálidos registrados en todos los casos, tras récords establecidos en 2015.

Fenómenos tales como El Niño o La Niña, que calientan o enfrían la zona tropical superior del océano Pacífico y causan las correspondientes variaciones en viento global y patrones del clima, contribuyen a las variaciones a corto plazo de la temperatura media global. Un evento de aumento de temperaturas como El Niño estuvo en vigor durante la mayor parte del 2015 y el primer tercio del 2016. Los investigadores estiman que el impacto directo del calentamiento natural de El Niño en el Pacífico tropical incrementó la anomalía de la temperatura anual global en 0.12 grados Celsius.

Las dinámicas climatológicas afectan con frecuencia a las temperaturas regionales, de modo que no todas las regiones de la Tierra experimentaron temperaturas medias récord el año pasado. Por ejemplo, tanto la NASA como la NOAA hallaron que la temperatura media anual de 2016 para los 48 estados colindantes de los Estados Unidos fue la segunda más cálida registrada. En contraste, el Ártico experimentó el año más cálido de su historia, consistente con una bajada récord de hielo marino hallado en esa región durante la mayor parte del año.

Los análisis de la NASA incorporan mediciones de la temperatura de la superficie de 6300 estaciones meteorológicas, observaciones desde buques – y boyas – de la temperatura de la superficie del mar y mediciones de temperatura de las estaciones de investigación en el Antártico. Estas mediciones en bruto se analizan utilizando un algoritmo que considera las diversas separaciones entre las estaciones de temperatura alrededor del globo y los efectos de calentamiento urbanos que podrían sesgar las conclusiones. El resultado de estos cálculos es un estimado de la diferencia de temperatura media global desde un periodo de referencia de 1951 a 1980.

Los científicos de la NOAA utilizaron muchos de estos datos de temperatura en bruto aunque con un periodo distinto de referencia, además de diferentes métodos para el análisis de las regiones polares de la Tierra y las temperaturas globales.

La NASA supervisa los signos vitales de la Tierra desde tierra, aire y el espacio por medio de una flota de satélites, además de a través de campañas de observación aéreas y terrestres. La agencia desarrolla nuevas formas de observar y estudiar los sistemas naturales interconectados de la Tierra con registros de datos a largo plazo y herramientas de análisis por computadora para ver mejor cómo cambia nuestro planeta. La NASA comparte este conocimiento único con la comunidad global y trabaja con instituciones en los Estados Unidos y alrededor del mundo que contribuyen a la comprensión y protección de nuestro planeta.

Sábado, 21 Enero 2017 16:58

Nebulosa de Orión

Esta dramática imagen ofrece una mirada al interior de una caverna de turbulentos gases y polvo donde se encuentran miles de estrellas en proceso de formación. La imagen, tomada por la Cámara Avanzada para Investigación (ACS por sus siglas en inglés) a bordo del Telescopio Espacial Hubble de la NASA, representa la imagen más nítida jamás tomada de esta región, llamada Nebulosa de Orión. Más de 3000 estrellas de varios tamaños aparecen en la misma. Algunas de ellas nunca han sido vistas en luz visible. Estas estrellas residen en un dramático, polvoriento y gaseoso panorama de planicies, montañas y valles que recuerdan al Gran Cañón del Colorado.

La Nebulosa de Orión es un catálogo de estrellas en formación, desde las estrellas jóvenes, masivas, que dan forma a la nebulosa, a los pilares de gas denso que pueden ser el hogar de estrellas acompañantes. La brillante región central es el hogar de las cuatro estrellas más considerables en la nebulosa. A este grupo se le llama Trapecio debido a que se encuentran ordenadas en forma de trapecio. La luz ultravioleta emanada por estas estrellas cincelan una cavidad en la nebulosa y alteran el crecimiento de cientos de estrellas más pequeñas. Situadas cerca de las estrellas del Trapecio, se hallan estrellas lo suficientemente jóvenes aún como para tener discos de material a su alrededor. Estos discos se denominan discos protoplanetarios y son demasiado pequeños para ser apreciados claramente en esta imagen. Los discos consisten en los bloques esenciales para la formación de sistemas solares.

El brillante resplandor de la parte superior izquierda proviene de M43, una pequeña región modelada por la luz ultravioleta de una estrella joven. Los astrónomos se refieren a esta región como a una miniatura de la Nebulosa de Orión ya que tan sólo una estrella se encuentra dando forma a la escena. La Nebulosa de Orión tiene cuatro de estas estrellas. Junto a M43 se encuentran los densos y oscuros pilares de polvo y gas que apuntan hacia el Trapecio. Estos pilares resisten la erosión de la intensa luz ultravioleta proveniente del Trapecio. La resplandeciente región a la derecha revela arcos y burbujas formados cuando los vientos estelares – corrientes de partículas cargadas eyectadas desde las estrellas del Trapecio – colisionan con material.

Las pálidas estrellas rojas cerca de la parte inferior consisten en una miríada de enanas marrones que el Hubble pudo observar por primera vez en la nebulosa en luz visible. Algunas veces llamadas “estrellas fallidas”, las enanas marrones son objetos fríos que son demasiado pequeños para ser estrellas comunes debido a que no pueden soportar la fusión nuclear en sus núcleos de la forma en la que lo hace nuestro Sol.

La Nebulosa de Orión se encuentra a unos 1500 años luz de distancia y es la región de formación estelar más cercana a la Tierra. Los astrónomos utilizaron 520 imágenes del Telescopio Espacial Hubble, tomadas en cinco colores, para formar esta imagen. Añadieron también fotos tomadas desde la Tierra para completar la imagen.

Créditos: NASA, ESA, M. Robberto y el equipo del proyecto Hubble Space Telescope Orion Treasury.

Miércoles, 18 Enero 2017 19:24

El legado de Eugene Cernan

“Nos vamos como vinimos y, en Dios, como volveremos, con paz y esperanza para toda la humanidad” – Gene Cernan

 

 

Lugar del aterrizaje de la Apollo 17, explorado por el orbitador lunar

 

cernan footprints

Puede que Eugene Cernan nos haya dejado, pero dejó una marca perdurable en los cielos. Las huellas que Cernan, quien falleció el pasado lunes 16 a la edad de 82 años, y su compañero en la misión Apollo 17 Harrison Schmitt, hicieron en la superficie de la Luna en diciembre de 1972 son aún visibles hoy en día, tal y como lo muestran las imágenes captadas por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO por sus siglas en inglés) de la NASA.

 

Las fotos del LRO revelan tanto las serpenteantes huellas de Cernan y Schmitt como las huellas de neumáticos que dejó el rover de la Apollo 17 sobre el suelo lunar. El LRO ha detectado también partes del hardware abandonadas por la misión, incluyendo el rover, el módulo de descenso (conocido como Challenger), el Paquete de Experimentos de la Superficie Lunar de la Apollo y una antena transmisora.

 La sonda LRO, del tamaño de un coche, ha tomado fotografías similares de los seis lugares de aterrizaje de las misiones Apollo, las cuales se extienden a través de una amplia franja de la superficie lunar.

GeneCernan2Un total de 12 personas pusieron el pie en la superficie de la Luna durante las seis misiones de aterrizaje Apollo, desde Neil Armstrong y Buzz Aldrin de la Apollo 11 en julio de 1969 hasta Schmitt y Cernan tres años y medio más tarde. Cernan mantiene la distinción de ser la última persona en la Luna. 

Muchas de estas huellas de astronautas, así como el equipo de las Apollo, durarán allí mucho tiempo, probablemente muchos millones de años. La erosión producida por el viento y el agua no se producen en la luna, que no alberga superficie líquida y cuenta con una rala exosfera, al contrario de una densa atmósfera como la de la Tierra. Y no hay volcanes lunares activos, de modo que el enterramiento por lava tampoco es un problema.

Las partículas que llegan desde el Sol impactan la superficie lunar pero desgastan los componentes superficiales extremadamente despacio. Por lo tanto, la única amenaza real para estos hitos de la historia espacial en el futuro próximo, dejando de lado la interferencia humana, se encuentra en el impacto directo de meteoritos. Tales impactos son mucho más comunes en la Luna que en la Tierra, cuya atmósfera desintegra la mayor parte de las rocas espaciales. GeneCernan1

*La misión LRO fue lanzada en junio de 2009. Al principio la nave exploró la Luna para ayudar a la NASA a planear futuras misiones de exploración lunar. Desde septiembre de 2010, LRO ha estado operando de modo más puramente científico.

 Créditos: Space.com / http://lroc.sese.asu.edu/ / The Planetary Society / Retro Space Images / NASA.gov

 

Miércoles, 18 Enero 2017 01:22

Una mirada sobre el hombro de Saturno

Ningún telescopio terrestre podría jamás capturar una imagen como esta. Las imágenes tomadas desde la Tierra tan solo pueden mostrar la cara iluminada de Saturno, desde unos 25 grados del plano ecuatorial de Saturno. Una nave en órbita, como la Cassini, puede capturar impresionantes imágenes que serían imposibles desde nuestro planeta.

La vista se dirige hacia la cara iluminada de los anillos y, aunque fue tomada el 28 de octubre de 2016 en luz violeta con la cámara gran angular de la nave Cassini, ha sido publicada esta semana. Fue obtenida a unos 1.3 millones de kilómetros de Saturno y su escala es de 80 kilómetros por píxel.

Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

La misión Cassini es un proyecto colaborativo entre la NASA, la ESA y la Agencia Espacial Italiana. El JPL, una división del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, dirige la misión para la Junta Directiva de la Misión Científica en Washington. El orbitador Cassini y sus dos cámaras a bordo fueron diseñadas, desarrolladas y ensambladas en el JPL. El centro de operaciones de imágenes se encuentra basado en el Instituto de Ciencia Espacial en Boulder, Colorado.

Pueden obtener más información, en inglés, sobre la misión Cassini-Huygens aquí

El día de hoy 1 de diciembre de 2016, se reportó una falla en el Cohete "Soyuz-U" a seis minutos después de haber sido lanzado desde el cosmódromo de Baikonur en Rusia, a las 09:51 hrs. tiempo de Cancún, Q. Roo México.

El cohete llevaba como carga útil un módulo espacial tipo "Progress MS-04" con suministros para la Estación Espacial Internacional (ISS). Al parecer hasta ahora los últimos informes del Centro de Control en Moscú, reporta que la nave explotó a 1,576 kilómetros del sitio de lanzamiento. Para conocer más de la información, seleccione aquí.

Martes, 15 Noviembre 2016 02:39

Luna Llena de noviembre

La Luna Llena estará el día de hoy 14 de noviembre extraordinariamente cercana a la Tierra, lo que proporciona una increíble oportunidad de observación a todos los aficionados a la Astronomía. Pero, ¿qué hace a la Luna Llena de este mes tan especial?

El término “Súper Luna” se ha utilizado de manera errónea por algunos medios de comunicación, ya que supuestamente la NASA así describe a la Luna cuando se encuentra en el Perigeo, es decir, cuando se encuentra en el punto más cercano a la Tierra durante la órbita lunar. Cabe señalar que el término Súper Luna no es un término oficialmente astronómico, y lamentablemente ha tomado cierta fuerza en las redes sociales. En este mes de noviembre, la Luna Llena será la más grande y brillante en casi 69 años. De hecho, la Luna Llena no volverá a encontrarse tan cerca de la Tierra de nuevo hasta el 25 de noviembre de 2034.

Un científico encargado de la misión del Orbitador de Reconocimiento Lunar, Noah Petro, explicó que durante el mes de noviembre la Luna se encontrará muy cercana a nuestro planeta. La distancia entre la Luna y la Tierra cambia, ya que la Luna no orbita en un círculo perfecto.

La razón principal por la que la órbita de la luna no traza un círculo perfecto, es porque hay fuerzas gravitacionales que jalan a la Luna, explicó Petro, y añadía que la gravedad de la Tierra, el Sol y los planetas de nuestro propio sistema solar tienen también un cierto efecto sobre la órbita de la Luna. 

La superficie de la Tierra está formada en un 70 por ciento de agua, lo que no afecta sólo al patrón orbital de la luna, sino que a su vez, crea variaciones de marea en la Tierra. Este año se esperan mareas ligeramente más altas con relación a esta súper luna del 14 de noviembre, aunque no es algo inusual en cuanto a los acercamientos de Luna Llena.

‘Una de las cosas interesantes sobre la luna es que no sólo está jalando los océanos de la Tierra, también jala la corteza terrestre’. La corteza terrestre – la tierra bajo nuestros pies – se deforma y responde a la influencia de la luna de forma muy sutil.

En promedio la Luna orbita a la Tierra a una distancia de 384,000 kilómetros. Cuando la luna llena se encuentra en perigeo, su órbita es ligeramente más cercana haciendo que aparezca hasta un 14 por ciento más grande, y un 30 por ciento más brillante.

 

Para leer la nota completa, seleccione aquí

Miércoles, 06 Julio 2016 02:44

La misión “Juno” llega a Júpiter

La sonda lanzada en agosto de 2011 ha entrado en la órbita de Júpiter para estudiarlo.

La sondaJunode la NASA, la nave impulsada por energía solar que ha viajado más lejos en el espacio, ha llegado este martes tras cinco años de viaje a la órbita de Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar, a la que dará 37 vueltas antes de estrellarse contra su superficie.
Juno, lanzada el 5 de agosto de 2011, se incorporó a la órbita del planeta hacia las 23:54 del lunes en la costa este de EE UU (03:54 GMT del martes), como estaba previsto, según informó la agencia espacial estadounidense (NASA). La nave, no tripulada y del tamaño de una cancha de baloncesto, es la primera diseñada para operar en el corazón de los cinturones de radiación de Júpiter, la primera en llegar a 2.575 kilómetros de sus nubes superiores y la que tomará las imágenes con mayor resolución vistas nunca del planeta gigante.

"Estamos allí. Estamos en órbita. Hemos conquistado Júpiter", dijo Scott Bolton, investigador principal de la NASA en el Southwest Research Institute en San Antonio, Texas. "¿Cómo funciona este universo maravilloso y cómo comenzó? Esta es una de las cosas más alucinantes de trabajar en la NASA, que recibes respuesta a estas preguntas", dijo el investigador de la agencia espacial Steven Levin.

La sonda Juno orbitará a unos 5.000 kilómetros de la superficie de Júpiter, diez veces más cerca que cualquiera de las nueve sondas que lo visitaron antes, y funcionará alimentado por paneles solares. Esta tecnología es una rareza en misiones que van más allá del cinturón de asteroides. Hasta ahora, todos los artefactos que han visitado el planeta gigante lo hicieron con plutonio-238, pero la escasez de ese elemento radiactivo, las preocupaciones de seguridad y los avances tecnológicos hicieron que la NASA se decidiese por la energía solar.

El conocimiento que recoja Juno durante los próximos 20 meses, no solo servirá para entender nuestro entorno planetario cercano. Gran parte de los planetas extrasolares descubiertos son gigantes gaseosos como Júpiter y lo que se aprenda con esta misión servirá para interpretar mejor los mundos más allá del Sistema Solar. Además, como siempre sucede con las misiones de exploración, los datos de la sonda depararán sorpresas que modificarán la imagen que tenemos del rey de los planetas.



Un planeta estrella

Júpiter no es una estrella, pero casi. Durante la etapa de formación del Sistema Solar, hace algo menos de 5.000 millones de años, actuó como un hermano egoísta y devoró los restos de gas y polvo que había dejado la formación del Sol. Así se convirtió en un planeta gigantesco, hecho de hidrógeno y helio, como las estrellas.

Ahora, tiene una masa que dobla al resto de planetas combinados y su área de influencia es inmensa. Cuenta con más de 60 lunas, como Ganímedes, mayor que Mercurio, o Europa, un mundo helado con un océano subterráneo en el que algunos consideran posible encontrar vida. Bajo las nubes de ese mundo gigante y sus tormentas descomunales se esconden muchos de los secretos del origen del Sistema Solar y en la composición de su atmósfera se puede encontrar información sobre sus migraciones, en las que pudo arrasar nuestro sistema planetario para hacerlo habitable.

Es, además, un peligroso planeta. Este mastodonte da una vuelta sobre sí mismo cada 10 horas, lo que contribuye a generar un descomunal campo magnético en el que los electrones quedan atrapados y funcionan como balas para cualquier cosa que se le acerque. Heidi Becker, ingeniero especializada en efectos de la radiación del Jet Propulsion Laboratory de la NASA ha descrito la aproximación de Juno como "visitar la parte más temible del lugar más temible... el entorno radiactivo de Júpiter que nadie ha visitado antes".

Más información, aquí.

     La tarde del lunes 18 de abril fue hallado en una de las playas de Mahahual, Quintana Roo, un pedazo del cohete ruso -Soyuz ST- que fue lanzado desde el Centro Espacial de la Guayana Francesa.

Diversas opiniones publicadas en redes sociales especulaban que posiblemente se tratara de parte del fuselaje de algún avión, un pedazo de satélite, o incluso algún pedazo de un barco, etc.

“Lo que se encontró en playas de Mahahual es una de las partes del cohete ruso Soyuz 2, o también conocido como Soyuz ST”, explicó Jimmy Herrera, Presidente de la Sociedad Astronómica de Quintana Roo -SAQROO-.

Desde el mes de octubre de 2011 este tipo de modelo de cohete ruso es lanzado desde la Guayana Francesa, para colocar en órbita diversas cargas útiles con pesos de entre 2.8 a 3.5 toneladas, como: satélites de telecomunicaciones, satélites experimentales, provisiones a estaciones espaciales, etc.

     “Durante su lanzamiento, cuando el cohete logra alcanzar la altitud requerida, sus componentes – también conocidos como ‘etapas’ – proceden a separarse. Estas etapas, ahora ya convertidas en deshecho o basura espacial, suelen caer por lo general al mar y no es raro que la gente las llegue a encontrar en alguna playa, como en el caso de Mahahual. Otras etapas del cohete pueden orbitar por varias semanas o incluso meses y caer posteriormente sobre otros puntos del planeta”, comentó Herrera.

     El tema de los deshechos espaciales se ha convertido en un tema preocupante para las agencias espaciales alrededor del mundo debido al peligro potencial que representan para la población, ya que lamentablemente se han sucedido casos en los que partes de cohetes han llegado a golpear desde vehículos hasta viviendas. La Sociedad Astronómica de Quintana Roo (SAQROO) monitorea constantemente este tipo de basura espacial que cruza por cielos de México.

-Una pieza de cohete ruso (similar al de Mahahual) encontrado en 2013 en una playa de Barbados-

 

El planeta gaseoso -Júpiter- con frecuencia es golpeado por objetos celestes como lo son asteroides y cometas.

El pasado 17 de marzo de 2016, dos astrónomos aficionados -uno de Austria y otro de Irlanda- han capturado en video lo que al parecer es el impacto en la superficie de Júpiter de un asteroide o un cometa. La colisión duró sólo una fracción de segundo (ver el video).

Por supuesto que hace falta más datos para explicar lo que sucedió a detalle. Sin embargo, el hecho de que este impacto fuera captado en video por dos aficionados, demuestra que la combinación de telescopios -de bajo costo- aportan información valiosa de lo que está aconteciendo en el cielo, y que los científicos anhelan.

Se sabe que la intensa gravedad del planeta Júpiter atrae cuerpos celestes, y algunos de ellos logran impactar en su superficie, tal como aconteció con el cometa Shoemaker-Levy 9 en el año de 1994.

Hay una buena probabilidad de que cada vez que alguien en algún lugar del planeta observe el cielo con su telescopio, al compartir sus hallazgos puedan confirmar acontecimientos inusuales.

Puede leer el artículo completo aquí.